martes, 30 de agosto de 2011

Alien (1979) - Ridley Scott

"Alien, el octavo pasajero" (como se le conoce en latinoamérica) es una de las mejores películas de terror por muchos motivos:
- La ambientación, no nos encontramos dentro de las impecables naves del imperio galáctico (Star Wars), ni nos encontramos con el baile romántico de las naves de "2001"; nos encontramos dentro de un gran carguero, sucio y escasamente mantenido por una tripulación de mineros espaciales que pasa la mayor parte del viaje en hibernación.
- El monstruo, esa bestia sin ojos, que sangra ácido, y cuyo apetito voraz e insaciable lo convierte en el enemigo perfecto.
- La nave, ese espacio claustrofóbico donde el Alien mantiene atrapados a los tripulantes.
- La historia, perversamente simple y directa. 7 astronautas atrapados con un monstruo hambriento y aparentemente indestructible.

Todos estos elementos ayudan a conjugar la película perfecta, que el día de hoy da tanto miedo como hace 22 años atrás, y que definitivamente seguirá dando miedo a generaciones por venir. Gran merito en este logro de tiempo lo tienen los escenarios visualmente impactantes, pero que a la vez, analizados con detenimiento son sencillos y directos; y el ritmo de la película que va en aumento hasta convertirse en una carrera por sobrevivir.

No siendo una película centrada en las actuaciones y en los actores, sí debemos rescatar que el elenco nos entrega excelentes caracterizaciones a pesar de no desarrollar mucho los personajes. En especial la debutante Sigourney Weaver.

Otro gran punto a su favor es que la cinta no pretende ser una gran cuento moral, ni nos entrega una compleja moraleja. Simplemente cumple con su función de mantener durante poco más de dos horas al espectador con los nervios de punta. Juega con las peores fantasía de todos y nos recuerda la existencia, muy dentro de cada uno de nosotros, de ese monstruo terrible con afilados dientes.

Un clásico que ningún amante del terror debe perderse y que todo cinéfilo que se respete debe mantener presente en su consciencia.

Puntaje: 10/10